Shop More Submit  Join Login
About Deviant Member kellyFemale/El Salvador Recent Activity
Deviant for 4 Years
Needs Premium Membership
Statistics 96 Deviations 2,508 Comments 9,074 Pageviews

Newest Deviations

Favourites

Activity


Capitulo 4: Caminando hacia la venganza. Parte C



Despues de una breve pausa Marian continuo:

Sabed Fraile Tuck que despues de hablar con el pescador segui sus indicaciones, a pesar de encontrarme abatida de tantas penalidades pude llegar al zoco rapidamente y sin problemas. Estando Alli lo primero que hize fue saciar mi hambre y sed con el dinero que le habia arrebatado al pirata. Despues me dedique a buscar lo que ellos llaman un cambista para poder canjear el dinero que traia por dinares, dinero que utilize para comprar algo de vestir y hospedarme en un sencillo caravasar; al dia siguiente iniciaria con la busqueda.

Al nomas asomar el Alba sali a baganbudear por todo Tartús tratando de encontrar alguna pista sobre aquel lugar tan maravilloso; pero al momento de preguntar y mostrarles el mapa alegaban no tener informacion, sin embargo sus expresiones me decian que estaban ocultandome la verdad, entonces ¿porque escudarse en una ingnorancia fingida? ¿acaso era un secreto ajeno a cualquier forastero? preguntas que me hize todos los dias hasta que deje Tartús al cabo de una semana, talvez en otra localidad encontraria las respuestas. Fue asi que viaje a un par de ciudades mas pero siempre me encontraba en la misma situacion. Hasta que una noche en Damasco, un sujeto se me acerco me saludo amablemente y me dijo.
-  Oh buena mujer me he enterado de tu busqueda y quisiera ayudarte sin interes alguno, asi lo manda nuestro señor Alah.
Al oirle me lleno el corazon de esperanza y sin dudarlo le segui hasta las calles vacias y oscurecidas del zoco, pero lo que no sabia es que nuevamente me encontraba a merced de la desgracia, ya que de las tiendas salieron unos sujetos con unos alfanjes y rapidamente intentaron rodearme, ante tal situacion quise desenvainar la espada cuando de repente senti un fuerte golpe en la nuca que me dejo inconsciente.

Sali de mi inconsciencia al sentir que el suelo se estremecia, quize moverme pero me fui imposible, mis manos y pies estaban fuertemente sujetos a una gruesa soga, la cabeza me daba vueltas y sentia un martillar al compás de un dolor terrible; luego vi que estaba encerrada en el vagon de una carreta, exigí a gritos saber a donde me llebaban y el porque de esta accion tan traicionera.
La respuesta llego mas rapido de lo que pudiera esperar, ya que la carreta se detuvo, abrieron la puerta y dos sujetos aparecieron; al juzgar por sus atuendos largos, acicalados metalicos y armados, supuse que no me esperaba nada bueno, teoria que confirme cuando agarron la cuerda y de un solo tiron me sacaron fuera del vagon y fui a caer al suelo arenoso de un basto desierto, luego se reunieron tres sujetos mas alrededor mio, murmuraron entre ellos por unos minutos, hasta que uno de ellos se me acerco y me pregunto.
- ¿Que asuntos tienes con el Crac?
Me abrumo de inmediato al no saber de lo que estaba hablando y no respondi.
- ¿Eres una pasante no es asi? ¡Anda responde!
- No se de que me habla.- Exclame.
- ¡Mientes!.- Dijo al mismo tiempo que empuño un palo y lo estrello en mi cabeza.
- Le digo que no se de que habla.
- Tu espada.- Me dijo.- Es de diseño Europeo y el mapa que llevas contigo se ha deteriorado y haz perdido el camino hacia el Crac ¿no es asi?
- He venido a estas tierras con el objetivo de instruirme en arqueria.
El sujeto dejo ir otro golpe prueba de la incredulidad de mis palabras.
- Debes saber que los del Crac son nuestros enemigos y tu seguramente llevais algun encargo o alguna mision.
- Le repito que solo he venido a aprender arqueria, su enemistad con quien sea que sean ellos no me compete.
Estaba a punto de recibir otro azote cuando uno de ellos intervino diciendo.
- Calmate si le sigues pegando la vas a matar como lo hiciste con el pasante anterior, hay mejores formas de hacerla hablar.
Al ver su rostro inexpresivo temi lo peor.
- El desierto es un cruel verdugo veamos cuanto aguanta sin agua ni comida.
Los demas estuvieron de acuerdo con la medida y de nuevo me metieron al bagon y en las horas donde el calor era mas agresivo me sacaban para caminar con mis manos atadas bajo el sol abrasador y las mirada encrudecida de estos cinco desconocidos, que esperaban con ansias que les brindara informacion de algo que desconocia totalmente; dos dias pase asi.

Al tercer dia me sentia desfallecer y convencida de un penosos final, un repentino ventarron me anunciaba (aunque sin saberlo) la llegada de un milagro, una repentina y violenta tormenta de arena se acercaba a nosotros. Los malhechores sabian que evitar la furiosa tormenta era imposible, asi que empezaron a anclar los tres vagones de carga y a colocarse tunicas largas, tan concentrados estaban en la tormenta que momentaneamente se olvidaron de su prisionera, una oportunidad que no dejaria escapar; entonces disimuladamente me acerque al vagon de carga y vi entre todo ese monticulo desordenado de objetos una pequeña cuchilla y tambien la espada y arco de mi amado, no estaba dispuesta a irme sin ellos, pero primero debia desatar mis manos, agarre la cuchilla y moviendo mi muñeca en circulos logre romper la soga y sin demora tome mis pertenencias.
- ¡Hey! Dijo uno de ellos al verme encima de la carreta.
Tome el arco y la espada y sali a todo correr, pero al encontrarme sin energia me canse rapidamente y vi tras de mi como ellos se acercaban, me abati al pensar que me matarian una vez que me atraparan, pero un estruendo me hizo olvidarme de mis perseguidores para temer en una amenaza mucho peor, un violento torbellino venia directo hacia nosotros y en pocos minutos nos devoro.
En medio del bucle luche contra la furia del viento, encegecida por la arena; poco a poco los gritos de mis perseguidores fue remplazado por el vozarron iracundo del torbellino, no paso demaciado para que mi tenacidad fuera vencida por la imbatible fuerza de la naturaleza.

Desperte con un pesado monticulo de arena en la espalda, lentamente me lo quite de encima, tosí un poco y me sente a recuperar el aliento por unos minutos, luego me levante y no vi nada mas que irregulares montañas de arena dorada que parecia extenderse hasta el infinito  y lo peor es que estaba completamente sola.
- Por fortuna o por desgracia.- Pense.
Despues me abati un momento al ver que solamente tenia la espada conmigo asi que revolviendo la arena empeze a buscarlo, para encontrarlo (por fortuna) un poco mas lejos donde yo me encontraba. Luego vino una nueva aflicción, ya que no sabia donde estaba, que dia era, ni que direccion debia seguir. No se si habra sido por instinto pero recuerdo que sin pensarlo demaciado empeze a errar por todo el lugar. El calor era un despiadado verdugo de dia y el frio hacia su relevo por la noche. Aveces el calor, la sed y la desesperacion se juntan para afectar la mente, es asi como los espejismos no se hicieron esperar.

El fraile Tuck estaba no solo asombrado por el amargo relato de la joven, si no que tambien se encontraba entristecido, su deseo de venganza la habia empujado a pasar terribles tribulaciones.
- ¿Cuanto tiempo pasaste asi?
- Dos dias.
- ¿Como lograstes sobrevivir?
- Creo que gracias a otro milagro.- respondio.
La desesperacion empezaba a apoderarse de mi juicio y al tener la espada señida a mi cintura la desenvaine con la intencion de enterrarla en mi pecho, hasta que lo escuche.
- Baja la espada por favor.
- Es inutil.- Exclame aunsente de razon.
- No te rindas tu salvacion esta mas cerca de lo que imaginas, por favor Marian.
- ¿Porque no me permites estar a tu lado?.
- Por favor se paciente, te lo pido, te lo suplico baja la espada.

Hasta la fecha no se si fue el, o producto de un delirio, lo que se es que  baje la espada y segui mi marcha un poco mas hasta llegar a un oasis, nuevamente crei que se trataba de alguna cruel jugarreta de mi mente, pero al acercarme mas y mas veia todo tan solido, tan real, que al final me convenci y sin saber donde obtuve fuerzas corri hacia el oasis y me arroje al agua, nunca en mi vida habia sentido el agua tan deliciosa y refrescante; en el oasis tambien habian arboles frutales que con unas piedras pude bajar, el lugar en si era maravilloso parecia una selva en miniatura; un exquisito alivio para cualquier alma atormentada y valla que alivio.
Al cabo de una semana me habia recuperado por completo, prepare algunas provisiones y me dispuse a emprender el viaje de nuevo, admito que titubie un poco, pero sabia que no podia permanecer alli para siempre, ademas no estaba sola en este viaje, o al menos eso quize creer.

- No hija mia no lo estabas.- Dijo el fraile con una bondadosa sonrisa.

No me aleje demaciado del oasis cuando en la distancia logre divisar algo que se movia, ¿tan rapido estare alucinando? bromee para mi misma, me acerque y vi que era un zorro gris herido y con señas de que habia sido vapuleado, al verme me dijo.
- Oh buena mujer en el cruel desierto el agua tiene mas valor que la piedra mas preciosa que existiere sobre la tierra, por favor si llavas algo de beber compartela con este desdichado.
Al verle el traje negro, armado con un arco y una espada pequeña no pude evitar relacionarlo con aquellos salvajes piratas, asi que me di la vuelta, pero el volvio a suplicarme.
- Si me ayudas prometo devolverte el favor y tambien Alah te bendecira por miles.
- Curioso como ustedes disfrasan sus malas intenciones invocando un nombre tan sagrado.
El sujeto capto la idea de inmediato y articulo con debilidad antes desmayarse.
- Malditos aquellos hacedores de mal, que se escudan en el nombre de nuestro señor.
Estaba a punto de abandonarle, hasta que mi conciencia me hizo un llamado de atencion,  ¿podria ser el otra victima del cruel destino y de seres malintencionados? y si asi era ¿le dejaria morir? ¿no hubiera querido yo alguien que me ayudara en aquel amargo trayecto? entonces tome una de las frutas que llevaba conmigo la corte e hice que bebiera su nectar, el pobre sujeto apenas reacciono y quizo articular palabra pero se encontraba demaciado debil para decir algo coherente, despues con mucho esfuerzo lo arrastre hasta el oasis; estando alli rasgue un poco mi tunica le refresque la cara, limpie sus heridas y golpes y lo deje a la sombra de un gran arbol; estuve pendiente de el hasta el anochecer y me dejara vencer por el sueño.

A la mañana siguiente deje al sujeto y yo busque algo de comer, al regresar vi que ya no estaba donde lo habia dejado.
- Debi haberlo sabido.- Dije para mis adentros.
Luego senti que alguien estaba tras de mi, instintivamente me di la vuelta y le vi frente a mi, agarre una de las piedras que traia y le amenaze con tirarselas si se acercaba mas, pero el no se intimido y desenvaino su alfanje, entonces le arroje las piedras y aprovechando el momento de distraccion corri a donde tenia mi espada y la desenvaine tambien, al verme no se acerco mas me miro fijamente por unos segundos y dijo.
- Veo que tienes buenos reflejos pero tienes escaso dominio con la espada.
- Debo ser malisima para que todos noten eso a simple vista.- Pense.
- ¿Porque el pomo trae el simbolo de nuestra familia?
- Mira no se que problema tengan por aca entre ustedes, pero yo solo soy una forastera.- Exclame cansada de la confusion.
Ante mi respuesta el individuo arrojo el alfanje a un lado se arrodillo, beso la tierra entre sus manos y cambio su timbre de voz.
- Te pido me perdones por este mal comportamiento pero debes saber que tengo muchas dudas que me carcomen, pero he confirmado que no eres mas que otra victima del infame destino.
Su actitud repentina me dejo perpleja y no le respondi.
- No temas de mi, prometo no volver actuar de manera tan aspera y no te devolvere mal por bien.
- Bueno si tenias preguntas las hubieras hecho como la gente normal ¿no crees?
- Las circunstancias me han vuelto tosco y de muy malos modales, te pido que me disculpes.
Suspire en señal de fastidio y al verlo tan energico supuse que se habia recuperado.
- Veo que tienes energia suficiente asi que lo mejor sera que te quedes aca hasta que te repongas del todo, yo tengo que seguir mi marcha.
- No quisiera dejarte marchar sin haber pagado mi deuda contigo y que hayas respondido mi pregunta.
Volvi a dejar escapar un suspiro y respondi.
- No te preocupes en pagarme dejalo asi y respecto a tu pregunta no se de que me hablas con familia.
- Mira el pomo de la espada.- Me dijo.
La mire y vi que tenian tallada una estrella y la palabra justicia en arabe, un detalle al que no le habia dado demaciada importancia.
- Somos un plueblo orgullo, descendientes de los antiguos persas y ese es nuestro emblema.
- Realmente no lo sabia.- Murmure sin quitarle la vista a la espada.
- Tambien es una prueba irrefutable que alguien ha sido entrenado y galardonado en el Crac de los caballeros nuestro hogar.
- Otra vez esa palabra.- Me dije a mi misma sin salir del asombro.
- Si me permites la osadia, me intriga el hecho que tengas algo tan importante contigo sin tener entrenamiento alguno, yo nunca te he visto o escuchado de ti, ademas el arco que traes consigo es un arco largo y la espada son tipicas de la usanza Europea; una vez fui amigo de un ingles, pero no deseo inportunarte mas, dejare el asunto en manos de Alah el conocedor de todos los misterios.
- ¿Seria posible que la suerte me sonriera esta vez?.- me pregunte.- ¿Estara hablando de Robin? ¿podra el guiarme hacia mi objetivo?.- Entonces decidi arriesgar otra vez y le confie parte de la verdad.
- Me haz descubierto, ya que mi tierra natal es Inglaterra y he iniciado este largo viaje con la intencion de aprender arqueria y otras artes de lucha.
El analizo mi argumento por unos minutos cerro los ojos y despues dijo.
- ¿Asi que haz venido desde tan lejos buscando el Crac?
Me limite asentir.
- Debe haber una fuerte razon para que hayas tomado tal desicion, pero no te interrogare mas.Luego recogio su espada la ciño a su espalda y dijo.
- Yo te guiare al Crac de los caballeros y hare que te asignen un tutor, tu salvaste mi vida ahora es mi turno de devolverte el favor, asi lo quizo Alah nuestro señor, ademas sospecho que quiza haiga un proposito especial en nuestro encuentro.
Mi corazon se lleno de alegria y esperanza de nuevo, finalmente obtendria el conocimiento y las destrezas que tuvo alguna vez mi amado Robin Hood.
- Por cierto.- Me dijo extendiendo su mano.- Mi nombre es Hassam.
Mire con desconfianza su amabilidad por unos segundos, el noto mi
reticencia de inmediato, inclino su cabeza y reitero amablemente.
- No temas de mi que no te devolvere mal por bien.
Acepto que me convencio, estreche mi mano y suavice tambien mi actitud.
- Mucho gusto mi nombre es Mariam.
- Mariam.- Repitio.- ¿Que sera lo que Alah tiene preparado para nosotros? Finalizo.
Despues de eso espere un dia mas a que recuperara, tomamos unas provisiones y dejamos aquel oasis hacia el Crac de los caballeros. A pesar de que la travesia era tediosa y el calor un verdugo inflexible, me aliviaba el hecho que esta vez si estaba acompañada de una entidad real y no de espejismos burlones; Hassam era muy cortez, hablaba lo necesario y no me agobiaba con preguntas, aunque yo supiera que la curiosidad le deboraba en su interior.
Fue asi que al cabo de dos semanas llegamos a nuestro destino, una formidable fortaleza de piedra, una hermosura en medio de aquel paramo tan hostil, y Yo no pude evitar quedar hipnotizada ante tanta belleza.
- Ven entremos te presentare con el Jeique.
Fue esa invitacion la que me hizo salir del trance, llegamos a una gran puerta de madera y acero, el toco, pronuncio unas palabras e inmediatamente el porton se abrio. "Hassam ha regresado" Se escucho, muchos de los que alli se encontraban salieron a su encuentro, pero al no mas verme enmudecieron a causa de la sorpresa, ante tal reaccion Hassam intervino.
- Esta buena mujer viene conmigo, asi que tratadla como a vuestra hermana.
Me senti incomoda de inmediato y me pregunte a que se debia tal comportamiento, luego eche una mirada alrededor y supe la respuesta; alli no habia ninguna mujer.
- ¿Sera que el Jeique podra atenderme?.- Pregunto Hassam.
- Ah.. si.- Dijo uno.- Estoy seguro que se alegrara de verte.
Hassam asintio y con una sonrisa me dijo que lo siguiera. Fue entonces que dejamos atraz a la multitud, pero yo sentia como me seguian las miradas a cada milimietro que avanzaba. Hassam me condujo por elegantes pasillos, hasta que llegamos a una pomposa sala adornada con finas telas, gruegos pilares tallados e iluminado por cantiles colgantes de cobre; al fondo habian unas almohadas y una mesa, alli se encontraba un zorro gris anciano ocupado en unos escritos y a un poco lejos de el dos fornidos soldados portando una alfanje.
- Ven entremos.- Me dijo.
Le obedeci pero sentia mis pasos y mis nervios faltos de coordinacion.
- Padre mio he vuelto.- Dijo Arrodillandose.
Al Oirle el viejo tiro de lado lo que hacia y abrazo al joven.
- Estaba preocupado.- dijo casi con sollozos.- Te he buscado por dias pense lo peor.
- Estoy bien, de hecho no estuviera con vida si no fuera por ella.
Debido a la emocion el anciano ni siquiera habia notado mi presencia, se volvio a mi y me agradecio, luego me pregunto que podia hacer para pagar su deuda conmigo; no supe que decir.
- Esta mujer esta aqui para aprender nuestras artes.- Intervino Hassam al verme tan indecisa.
El Jeique se quedo muy serio por unos minutos y dijo.
- Conoces las reglas.
- Pero padre debes saber que esta mujer ha pasado muchas penalidades para llegar aca.
- Nuestro codigo es muy claro al respecto, el entrenamiento es muy rigido para una mujer, si muere quedara marcada en nuestra conciencia.
- Me he comprometido a pagar mi deuda.
- La respuesta es ¡no!, le dare lo que quiera menos eso.
Me senti terrible al sentir que era la causa de que padre e hijo discutieran, realmente queria cumplir mi objetivo a como de lugar, pero no queria ser causante de discordia, estaba a punto de decir algo cuando Hassam me pidio que saliera y lo dejara a solas con su padre.
Entonces sali y me quede a esperar. Acerque mi oido para saber el transcurso de la conversacion, pero solo podia escuchar murmullos, luego me aleje de la puerta y me arrecoste en la pared ¿habra sido en vano este viaje? ¿que otra opcion tengo si el jeique se niega a asignarme un tutor? ¿el crimen de mi amado quedara en la impunidad?, luego escuche la puerta rechinar y vi salir a Hassam muy serio, al juzgar por su expresion temi una respuesta negativa, luego se acerco a mi y me dijo.
- Debes saber que nosotros somos una hermandad de guerreros y nuestro estilo de vida es dificil y peligroso, lastimosamente no hay tutores disponibles.
Baje la mirada desilucionada.
- Por tal razon sere yo el comandante general hijo del jeique que administra con justicia el Crac, sere tu maestro y obedeceras mis instrucciones.
No puedo describir la felicidad que senti en ese momento, finalmente vislumbraria los secretos que hicieron a mi amor caido tan habilidoso.
- Te dare un dia para que te repongas de la fatiga, te llevare donde podras descanzar.
Entonces los segui y me condujo a un pequeño aposento, sencillo pero lo suficiente cofortable para descanzar, y asi fue me quede alli a reponer energias ya que estaba segura que las necesitaria.
El dia de descanzo paso y al siguiente dia me levante muy temprano y me presente ante Hassam tal como me lo habia ordenado, me saludo con serieda y me examino con la mirada luego me dio una brebe explicacion en que consistiria el entrenamiento; lo primero seria la parte fisica, luego seria la parte tecnica y esta a su vez se dividiria en tres , la lucha a mano limpia, luego esgrima y arqueria. Terminada la explicacion entramos en materia.

El relato se pauso de nuevo, Marian se puso de pie para estirarse un poco y camino uno centimetros bajo la mirada admirada del religioso, luego continuo.

Debo decir que la primera etapa fue la mas dificil de todas, como dije anteriormente fui criada como una delicada damisela y bajo el cliche de vivir esperanzada de que un valiente y galante caballero me sacaria siempre del apuro, ¡oh por Dios que tonta fui! cada ejercicio era un lamento interno conmigo misma, regresando a mi habitacion al anochecer adolorida y muerta de cansancio; sin embargo con solo imaginar a Juan deleitandose de sus fechorias me hervia la sangre y hacia que olvidara el rigor del entrenamiento.
Hassam era bastante estricto debo decir, pero en el fondo era un maestro calido con las mejores intenciones. Por desgracia no podia decir lo mismo de muchos de los habitantes del Crac; ellos veian en mi una debil y simple mujer y pronto me vi envuelta en una niebla de machismo e infravaloracion. Hassam por ser el hijo del Jeique y segundo autoridad del Crac nadie se atrevia a cuestionar sus acciones, pero hubo ocaciones que tuvo que partir a atender uno que otro asunto e inevitablemente estaba a merced de comentarios desagradables, y yo no tenia mas opcion que aislarme lo mas posible lejos del hostil ambiente.
- La segunda etapa, de esgrima fue mas tecnica al igual que la etapa final pero no por eso fue demaciado facil, tuve que aprender desde como tomar correctamente la espada, conbinaciones, hasta estrategia de combate, debo decir que de alli sali con mas de alguna cortada gracias a mi torpeza.

El rumbo de la conversacion tuvo un giro irregular cuando Mariam conto la siguiente experiencia del entrenamiento, con su voz entrecortada y sus ojos reflejando un inmenso dolor prosigio de este modo.

- Hubo una entre todas las etapas que me resulto particularmente dificil no por el acondicionamiento fisico, no por la tecnica, si no por el hecho de lo que implicaba tener en mis manos aquella arma, aquel instrumento que fue empuñado por aquel anarquista de buen y alegre corazon."Enfoca, concentrate, siente la flecha, que sea una extension mas". Eran las palabras de Hassam, pero mis manos temblaban, mis ojos humedecian y el recuerdo derrumbaba mi concentracion a pesar de mis esfuerzos por sobreponerme; sin importar que el mismo Hassam sostuviera el arco conmigo, simplemente no podia hacerlo. Al cabo de un mes en la misma situacion Hassam empezo a sospechar que el problema con el arco provenian de algo mas, ajeno a la tecnica, invisible a los ojos de cualquier maestro; asi que empeñado en averiguar el motivo, un dia salimos de viaje hacia una montaña de la que tardamos dia y medio de camino, subimos un poco y llegamos a un lugar hermoso donde el viento era una suave caricia y se podia apreciar una vista panoramica de todo el lugar, el sol conbinaba con maestria los tonos naranjas y rojizos de un hermoso atardecer haciendo que me perdiera enseguida.
- Sabes esta montaña es un lugar especial para los del Crac, muchos de nosotros hemos venido a entrenar aqui, pero tambien nos reunimos para compartir nuestras esperanzas, alegrias, tristezas e incluso nuestros miedos.

Le interrogue con la mirada, no entendia el porque me decia eso. Hassam leyo la duda en mis ojos y continuo.

- No importa si las guerras, el dolor, las heridas nos haya hecho fuertes y valientes, siempre habra algo que ocultamos en nuestro corazón.

Le di la razon, ya que a pesar que habia pasado todo ese tiempo, aun conservaba esa cicatriz, no la que surcaba mi rostro, si no la de mi corazon.

- Mariam, han pasado dos años desde nuestro encuentro y dejame decirte que eres el mas fuerte de mis alumnos, tu fuerza de voluntad sobrepasa cualquier talento natural, no obstante he observado gran dolor en ti, teoria que he confirmado cada vez que empuñas un arco.
Me acorralo de inmediato y no le respondi.
- ¿que es lo que lastima tu corazon?
Volvi a callar y senti verguenza de mi, ya que el Crac forjaba valientes justicieros y yo solo habia venido por saciar mi sed de venganza, pero por otro lado sentia que tenia derecho a saber la verdad, despues de todo ¿no habia sido el un maestro amable y justo? ¿no confio ciegamente en mi? ¿y por mi causa tuvo que romper varios estatutos?; asi que inhale una vocanada de aire y le conte toda mi historia desde el principio, las iluciones que tenia, de la vida que hubiera querido a su lado y su tragico desenlace, de como al morir el senti morir yo tambien y ese odio, ese deseo vehemente de hacer sufrir y matar a ese maldito tirano con mis propias manos.Al finalizar reacciono de una forma que no esperaba, sus ojos se llenaron de la mas honda de las tristezas, se levanto y miro hacia el horizonte, pero su revelacion aunque increible, yo ya tenia una leve sospecha.
- Debes saber que al que llamas Robin vino aqui al Crac hace muchos años y fue como un hermano para mi.
Luego de decir eso continuo su relato, me dijo todo lo que habian vivido juntos, sus aventuras, sus entrenos; me dijo que nunca dejo de pensar en mi, y que cuando el entrenamiento terminara no dudaria en regresar a Nothimham y que su mayor deseo era que yo estuviera orgullosa de el y que pudieramos tener una vida juntos. Esto en particular no lo pude resistir y me apoye en el hombro de Hassam a llorar amargamente.

La narracion se detuvo un momento cuando Mariam no pudo contener un suspiro para despues continuar de este modo.

Despues de haber tenido esa conversacion mi habilidad con el arco mejoro considerablemente, senti que desahogar todo ese dolor ante Hassam me libero y fue asi que pude dominar el arco por completo.

Al cabo de tres años me sentia diferente, mas fuerte mas agil sentia que podia hacer lo que quisiera me sentia mas que lista para regresar a cumplir mi destino, pero Hassam al ver mi intencion de comunicarle mi partida me detuvo diciendo.
- Hay una etapa final en nuestra preparacion, se que estas anciosa de enfrentar tu destino, pero esta leccion es la que nos hace diferentes de los demas guerreros que andan por estas regiones, empezaremos mañana al alba.
Admito que me abrazo la impaciencia, pero confiaba tanto en Hassam que no quize contradecirlo.
La noche llego y con ella la hora de dormir, sin embargo el sueño me abandono esa vez dejandome a merced de mis pensamientos y mis recuerdos tortuosos, pensaba en como se encontraba mi tierra en este momento Little Jonh sin lugar a dudas debio haber tomado las riendas de la situacion, entonces ¿que tal si todo estaba resuelto ya? ¿entonces que pasaria conmigo? ¿que proposito tendria? inicie este viaje de manera impulsiva, enloquecida por la amargura, el deseo de venganza y otras cosas.
Fue entonces que retire las sabanas de la cama y quize buscar respuestas mirando la luna llena, entonces los vi, fugases siluetas que se desplazaban con gran cautela; supuse de imediato que no se trataba de algun vigilante nocturno por la manera en que se movian estos extraños; entonces tome la espada y el arco y sali a investigar, mis instintos me dijeron que advirtieron ser cuidadosa, hice bien en obedecer ya que en mi travesia encontre a un vigilante degollado, entonces sin pensarlo ni un instante corri hacia la campana mas cercana para poner en alerta pero cuando estaba muy cerca de alli, dos sujetos me interceptaron.
- ¿Estare soñando?.- Dijo uno de ellos esbozando una sonrisa burlona.- ¿Una mujer en el Crac?.
- Valla si han disminuido la calidad de guerreros ultimamente.- Agrego su compañero.
Comentarios que me hicieron hervir la sangre, pero a pesar de eso me senti incapaz de atacar.
Al parecer ambos miraron atravez de mi indecicion y se abalanzaron sobre mi sin temor, por unos minutos me limite a evadir el filo de sus alfanjes y a sus intentos por capturarme, entonces en una de esas di un mal paso y tropece, la inseguridad habia mutado en miedo, miedo que hizo que olvidara que tenia una espada señida a mi cintura y un arco con flechas en mi espalda, recorde aquel dia en el barco cuando aquel pirata reflejaba los deseos mas impuros para conmigo, en segundos olvide todas mis lecciones para darle paso al miedo y cuando todo estaba perdido escuche.
- Mariam puedes hacerlo, sabes que hacer.
Esas palabras me devolvieron la fuerza de inmediato, me levante, saque la espada y la desenvaine.
Los sujetos se miraron entre ellos y se echaron a reir, fue entonces que aproveche su excesividad de confianza para atacar.
- Yo...ya... ¡ya no soy la misma de antes!.- Exclame mientras el acero de nuestras espadas chocaban, recorde cada una de las lecciones que Hassam me dio, con cada estocada supe moverme izquierda, derecha hasta que encontre un hueco en mis enemigos y aproveche para dar el golpe que me daria la victoria, me dirigia hacia la campana y puse en aviso a todo el Crac, mire una vez mas a los sujetos y dije.
- Ya no soy la misma de antes, te lo demostrare.

Aunque no queria admitirlo el religios estaba totalmente atrapado por su relato, Mariam pauso el relato para beber un sorbo de agua, para despues seguir de este modo.

La alerta se expandio rapidamente y pronto el Crac se convirtio en un campo de batalla, me abri paso entre mis enemigos hasta que encontre a Hassam que acaba de vencer un enemigo.
- ¿Que esta pasando?
Hubo una explosion antes de contestarme.
- ¿Que fue eso?.- Pregunte perpleja al ver como una flecha exploto al hacer contacto con un pilar.
- No estoy seguro al parecer nuestros enemigos traen consigo armas nuevas.
Curiosa por aquello me separe de Hassam y corri hasta llegar a lo mas alto del castillo para saber de donde provenia tan inusual ataque; con ayuda de un telescopio enfoque cada parte del castillo hasta que vi un grupo que salia por uno de los pasadisos secretos del castillo, ¿como era posible que nuestros enemigos supieran de esa entrada?.
- Preguntas para despues Mariam.- Me dije.
Entonces decidi investigar sola y con sumo cuidado me adentre a los sombrios sotanos del castillo, y antes de llegar a una de las camaras mas amplias, escuche voces, me escondi en la pared y mire de reojo, a un grupo de soldados que custodiaban celosamente unos extraños paquetes, y bajo ellos tierra de color negro; estaba a punto de enfrentar a los sujetos cuando de repente vi a uno de los principales comandantes del Crac hablando con nuestros enemigos sobre el pago que recibiria a cambio de tan valiosa informacion. Me encolerise de inmediato e iba a enfrentarlo, cuando senti que alguien me detuvo diciendo.
- Los enfrentaremos juntos.
- Hassam como supistes que...
Me guiño el ojo con una sonrisa y respondio.
- Te conosco no te atreverias aparte de la lucha sin ninguna razon, ahora vamos.
Asenti y ambos salimos de nuestro escondite y enfrentamos a nuestros enemigos, entre choque, estocadas de espadas y golpes nos enfrentamos a los invasores; debo admitir que hicimos un equipo increible y estabamos dominandolos, pero el comandante negandose a rendirse tomo pedazo de madera y con un poco de fuego de las antorchas tomo un puñado de esa tierra junto con el tizon encendido y la arrojo hacia nosotros, para nuestro asombro aquel misterioso ataque se convirtieron en llamas.
- ¿Que es eso?.- Pregunto Hassam sin salir del asombro  
- Eso.- Respondio nuestro enemigo.- Se llama polvora.- Despues de tomar el Crac en mi poder ire tras demas tribus y las dominare para aumentar mi poder.
Sin mediar palabra retomamos la lucha entre ese vil traidor y los demas soldados que le asistian, el comandante habia vivido muchas batallas y su manejo de la espada era de temer la experiencia estaba de su lado y aunque Hassam podia medirse mas con el que yo, aun asi tenia muchos problemas; la lucha se volvio cada vez mas dificil entre el fuego y nuestros enemigos, hasta que yo quede sola con el traidor. Pude resistir por un momento sus violentos zarpasos gracias a las instrucciones de Hassam, pero poco a poco me estaba dominando y logro herirme en el brazo.
Hassam al verme acorralada llego a ayudarme aun asi nuestro enemigo era un hueso duro de roer para nosotros dos.
- Una de las cosas que odie es permitir que una debil mujer manchara el honor de los caballeros, pero ahora corregire ese error.
- Ella tiene mas honor que tu el mas vil de los traidores.
Entre choques de espadas y bloqueo nuestro enemigo al ver su superioridad se confio, exceso que le costo caro, ya que rapidamente aproveche una distraccion para tomar el tizon y arrojarlo hacia la carga que con tanto recelo habia custodiado.
Mientras en el exterior la lucha estaba en sus etapas finales cuando se escucho un extraño retumbo que provenia de abajo del castillo, curiosos por ello, algunos se acercaron al origen de sonido, cuando la puerta del pasaje se abrio y salio humo negro, a los pocos minutos salio Hassam arrastrando al desertor, lo arrojo en frente los presentes y exclamo.
- He aqui la causa de esta desgracia, el brindo informacion a nuestros enemigos y les mostro los pasadillos secretos.
Al momento sali yo sacudiendome la sucidad y tosiendo violentamente.
- Pero he aqui que esta mujer a la que todos ustedes infravaloran, descubrio el plan de nuestro enemigo y me ayudo a mi a enfrentarlo sin miedo.
Los enemigos restantes supieron de inmediato que el plan habia fracasado, algunos pudieron escapar y otros fueron capturados. Poco despues el desertor fue ejecutado y en cuanto a mi, el ambiente mejoro bastante debo decir.
- ¿Que paso luego?.- Pregunto el Fraile asombrado.

Despues de eso, se me asignaron algunos encargos junto a Hassam, me enseño a ser mas sigilosa, fue una practica de todo lo que habia aprendido un año pase asi hasta que ya me encontraba lista, lista para enfrentar a mi destino.
Cuando el alba abrazo la tierra fue el momento de partir, pero he aqui que no esperaba que el Jeique, Hassam y todos los habitantes del Crac me esperaban a la salida con una calida sonrisa. El Jeique se me acerco y dijo.
- Oh. valiente mujer que Alah guie tus pasos de aqui en adelante, eres unica entre muchas, salvastes a mi hijo de las garras de la muerte, nos ayudastes a librarnos de nuestros enemigos, muchas gracias.
Sus calidas palabras penetraron en mi corazon e incline mi cabeza ante el, despues algunos me desearon la paz y la buena suerte; Hassam fue el ultimo en despedirse y lo hizo con un inusual tartamudeo y un calido abrazo. Fue entonces que despues de cuatro años de preparacion sali del Crack decidida a terminar lo que mi amado comenzo.
El camino para llegar al Crack estuvo lleno de calamidades, mas no asi mi regreso, ni por tierra ni por mar tuve contratiempo o desgracia alguna y aunque la hubiera estaba segura que podria enfrentarlo, nunca en mi vida me habia sentido tan fuerte, tan capaz y aunque sabia que estaba apunto de iniciar un viaje sin retorno, no tenia miedo, solo me importaba cumplir mi objetivo. Traia unos cuantos objetos de valor conmigo y antes de cualquier cosa quize detenerme en la casa del viejo pescador y su esposa para pagarles lo que habian hecho por mi, pero fue grande mi sorpresa al ver que otras personas habitaban aquella humilde morada, no pudiendo evitar mi curiosidad le pregunte al inquilino por el paradero de los ancianos, nego con la cabeza y me respondio con tristeza.
-Dios los ha llamado a su presencia, El viejo pescador fallecio por causas naturales hace un año, y su esposa le siguio al cabo de unos meses, creo que fue incapaz de resistir la tristeza y soledad.
La noticia me devasto y dirigi una oracion funebre que Hassam me habia enseñado.  
- Ahora ellos disfrutan de la infita gloria del altisimo.- Dijo el Fraile solemnemente.
Mariam asintio y finalizo su relato diciendo.

Pero las malas noticias no se dentendrian alli, despues de tomarme un dia de descanzo fue que ni siquiera habia llegado a Nothinham cuando me di cuenta que la megalomania de este tirano habia alcanzado niveles insospechados, al tomar el ejercito de mi primo para expandir su ola de terror mediante los asesinatos, la esclavitud y una buena cantidad de crimenes; fue entonces que mi ira y odio aunmento mucho mas, decidida a tomar venganza y esta es mi historia Fraile Tuck.

Cuando Mariam termino su relato, el fraile tomo la palabra, aunque fue dificil, le costaba creer todas las cosas que habia sufrido Mariam con tal de saciar su sed de venganza.
- Hija mia me duele verte en este estado, tu alma esta atada a las cadenas del odio, sufres y haz perdido la paz, por favor hija mia no pongo en duda tus intenciones se que en el fondo quieres terminar lo que Robin comenzo pero...
El consejo del fraile fue interrumpido por un constantes azotes a la puerta de la iglesia.
- Debe ser el Sheriff, hija vete.
- El sera el primero en pagar.-Dijo al mismo tiempo que agarro su arco y flecha
- Te prohibo que derrames una gota de sangre en la casa del señor.- Reprendio de inmediato.
ABRE MALDITO MONJE!!.- Escucharon ambos.
Mariam hervia de colera pero el fraile le reprendio y le suplico con la mirada que no  cometiera algun crimen.
Cuando la puerta estaba a punto de ceder el fraile le suplico por ultima vez a la doncella que se escondiera, ella a regañadientes obedecio. Segundos mas tardes la puerta cedio, permitiendole la entrada al sheriff y a una escolta de guardias que venian tras de el, sin mediar palabra se acerco al religioso y le dejo ir un fuerte golpe, ta fuerte fue que lo tiro.
Mariam que estaba arriba de las vigas de madera observaba enfurecida tal escena,  saco una de sus flechas y apunto directo al pecho del sheriff, pero antes de disparar el fraile miro rapidamente donde ella se encontraba, le reprendio con la mirada y nego con la cabeza; Mariam a regañadientes obedecio.
- !Que fue lo que paso¡ encontramos a nuestros misioneros muertos y solo tu haz sobrevivido.
El fraile apenas se estaba reponiendo del golpe y cuando iba a levantarse sintio la pesada bota del lobo en su espalda.
- Vas a morir aqui mismo.
- Espera.- Detuvo un siseo.
Los presentes dirigieron su mirada al ministro Sir-Hiss que apenas iba entrando.
- Ya sabes lo que dice el rey Juan, aveces la muerte es mas un descanzo que un castigo, creo que una buena leccion le servira de intensivo.
El Sheriff sonrio con maldad y estuvo de acuerdo, luego ordeno a los guardias que se llevaran al sacerdote, el viejo tejon echo una ultima rapida mirada  hacia atraz y negando con la cabeza le dio a entender a Mariam que no hiciera nada. La doncella no tuvo mas opcion que obedecer sus deseos.
Luego la escolta metio al religioso a una pequeña reja y se lo llevaron, Mariam los siguio hasta una zona de cantera, pero por desgracia el lugar estaba demaciado custodiado sin mencionar que era de dia, seria un suicidio para ella entrar en un lugar que no conocia en lo absoluto, asi que no tuvo mas remedio que retirarse a pensar una estrategia, y aunque no era demaciado consuelo sabia que no matarian al fraile al menos no por hoy.
Cuando la noche llego Mariam estaba cenando al mismo tiempo que analizaba una posible solucion, acompañada de una fogata danzante, de repente escucho un leve sonido de ramas alertandola de inmediato, siguio comiendo como si nada y cuando el sonido era mas cerca coloco su mascara y saco su espada y la detuvo a unos centimetros.
- Eres habil Mariam no esperaba menos de ti.
Ella dejo caer la espada a causa de la perplejidad al reconocer a su visitante y tartamudeo su nombre, el en cambio sonrio y dijo.
- Me alegra ver que esta bien, pero dejemos las explicaciones para despues he venido a decirte algo de suma importancia.
La otra cara de la leyenda
UUUUFFFFFF....  despues de como casi cuatro meses de ausencia vuelvo a dar una vuelta por aca creanme que llevo desde esos meses intentando escribirles esto y el de Start Fox pero con tantas cosas trabajo universidad proyectos personajes me ha sido imposible siempre termino escribiendo solo unos parrafos o aveces nada jajajajajajajaja.... asi que disculpen si hay errorsitos.

Respecto a la historia he hecho un chapandongo de cosas geograficas XD pero aun asi espero sea de su agrado lectores tambien es la primera vez que escribo algo de tres partes aca en el deviantart.

Capitulo 1
Capitulo 2
Capitulo 3
Capitulo 4 A
Capitulo 4 B
Loading...
Fíjense gentes que dicen los chambres de mesón,  vecindario,  barrio,  comarca o como sea que le llamen en sus respectivos países que Krystal no va salir ni para el Smash Bross ni para el nuevo Star Fox. En el Smash si era evidente nintendo nunca nos hace caso PERO PARA EL NUEVO STAR FOX ESO YA ES PECADO ESO ES YA PASARSE aunque dicen que remake va ser asaber asi anda el chambre ¿Que ondas alli? 

deviantID

kellyHyuga's Profile Picture
kellyHyuga
kelly
El Salvador
Favourite style of art: traditional
Favourite cartoon character: Inuyasha ahome, naruto, hinata
Interests

AdCast - Ads from the Community

×

Comments


Add a Comment:
 
:iconbizzarroynospito:
BizzarroYnospito Featured By Owner Oct 26, 2014
Gracias
Reply
:iconfrxplanner:
FrxPlanner Featured By Owner Sep 9, 2014
Hola tanto tiempo ¿Qué ha sido de ti?
Reply
:iconbizzarroynospito:
BizzarroYnospito Featured By Owner Jun 3, 2014
Gracias por le watch de verdad y pues me toca ami tambien agregarte a i deviantwatchamigos hahaha
Reply
:iconlittledreamer96:
LittleDreamer96 Featured By Owner May 22, 2014  Student General Artist
Gracias por el fav :)
Reply
:iconthepenvsthesword:
ThePenVsTheSword Featured By Owner May 9, 2014  Student Writer
Gracias por el fave!
Reply
:iconbizzarroynospito:
BizzarroYnospito Featured By Owner Apr 28, 2014
Bueno apenas somos conocidos y tu cumpleaņos ya paso pero de todas maneras Feliz ya cumpleaņos XD
Reply
:iconkellyhyuga:
kellyHyuga Featured By Owner Apr 29, 2014
Hey gracias compaņero en verdad lo aprecio
Reply
:iconthepenvsthesword:
ThePenVsTheSword Featured By Owner Apr 22, 2014  Student Writer
Feliz cumpleaņos!
Reply
:iconkellyhyuga:
kellyHyuga Featured By Owner Apr 22, 2014
Hey gracias gracias por recordar mi cumpleaņos great writter thanks good bless you
Reply
:iconthepenvsthesword:
ThePenVsTheSword Featured By Owner Apr 22, 2014  Student Writer
De nada! No, no soy un gran escritor.
Dios los bendiga.
Reply
Add a Comment: